Terapia de pareja, aprendiendo a vivir plenamente en tándem

Vivir en pareja, cuando lo hacemos satisfactoriamente, aporta una serie de aspectos positivos a nuestra vida, ya que se trata de contar con una persona con la que compartimos en todas las áreas de nuestra existencia, con la que disfrutamos y en la cual también nos apoyamos en momentos difíciles. La terapia de pareja puede ser parte importante de nuestra vida en tándem.

Porque la convivencia tiene también sus dificultades, ya que se trata de dos individuos con sus características y cargas personales, las cuales no siempre están en la misma sintonía, lo que hace que algunas veces vivamos momentos de tensión y ansiedad que pueden atribuirse a la interacción de pareja.

Si a veces es difícil mantener el equilibrio y la calma siendo uno solo, no es difícil imaginar las complicaciones de manejar algunas situaciones, cuando vivimos en pareja. Tomar decisiones a veces en más difícil, y esta situación requiere de nosotros más comunicación y asertividad y, sin lugar a dudas, una buena dosis de tolerancia.

Y no estamos hablando de situaciones graves ni enfermizas, sino de interacciones normales de la vida cotidiana en pareja. Así que debemos ocuparnos de trabajar en la armonía de nuestro desempeño en la relación, y esto pasa por hacernos cargo de nuestros comportamientos individuales y también de trabajar a dúo aquellos aspectos en los que haya espacio para mejorar y crecer como parejas.

Terapia para dos

Construir una vida en equipo es un proyecto retador, que si se hace bien nos traerá un gran número de satisfacciones y sus logros se extenderán sin duda alguna hacia el futuro, cuando la familia crezca y el equipo tenga más de dos jugadores.

Muchos expertos ven la terapia como una parte importante de la vida en pareja, es decir, no la ven como un recurso al que acudir cuando haya problemas, sino como una disciplina que nos aportará herramientas para la convivencia, para el manejo de conflictos, para la toma de decisiones, en fin, para la administración de nuestro ser en y hacia la pareja.

La terapia de pareja también puede ayudar, por supuesto, cuando hay problemas en ella, tales como infidelidad, incomunicación, falta de acoplamiento sexual, entre otros aspectos. Pero, como hemos dicho, es también una herramienta muy útil que podemos considerar como elemento integral de una vida saludable.

La visión de un tercero, el terapeuta, puede darnos una perspectiva interesante y enriquecedora. Generalmente, en la primera sesión con un terapeuta, éste se dedicará a conocer a cada uno de los integrantes de la pareja, a conocer cuáles son los aspectos que quieren mejorar y a establecer metas con los participantes. De acuerdo a cada caso, el especialista puede asignar tareas a los miembros de la pareja, las cuales serán desarrolladas fuera del consultorio, en el día a día.

Algunos aspectos de la vida en común que pueden mejorarse a través de la terapia son los relacionados con la comunicación, la compatibilidad, el sexo, la toma de decisiones fundamentales, tales como la de casarse, formar una familia, o consideraciones de tipo patrimonial y económico. A veces puede ser uno de los miembros de la pareja quien esté pasando por un momento difícil por razones de salud física o psíquica, trabajo, asuntos propios de su familia de origen, y otras veces son ambos integrantes de la pareja en su relación, quienes están teniendo dificultades para seguir adelante. En ambas circunstancias, la terapia, y ese espacio de comunicación protegido que debe surgir de ella, nos ayudarán a comprendernos y a buscar alternativas en común, apoyándonos como pareja.

Puede ocurrir que alguno de los miembros de la pareja no quiera acudir a terapia. Si es ese el caso, recordemos que podemos asistir nosotros individualmente, y seguramente este apoyo nos aportará igualmente beneficios que se notarán en nuestra manera de relacionarnos con nuestro compañero. Estos cambios pueden motivar a que la persona que hasta ahora no se ha visto motivada a ir a terapia, empiece a sentir cierta inclinación a hacerlo.

Según cada caso el período de terapia variará. A veces unas pocas sesiones son suficientes. Para algunas parejas puede ser recomendable acudir a terapia durante varios meses. Todo depende del tiempo que sintamos que necesitamos para alcanzar los objetivos que nos llevaron a buscar este apoyo terapéutico.

La vida es cambio permanente  

El cambio es parte esencial de la vida. A lo largo de ella vamos creciendo y viviendo etapas diferentes, cada una de las cuales tiene características diversas y exige de nosotros variados  comportamientos y fortalezas. Adaptarnos a los cambios de la vida es parte de ella. Estos cambios a veces provienen de nosotros mismos, otras veces vienen del entorno. A veces nosotros los buscamos y los propiciamos, y otras veces provienen del entorno y del devenir de la vida misma.

En todos los momentos de nuestra vida es fundamental que nos sintamos bien con nosotros mismos y con nuestro entorno. Solo así podemos relacionarnos de manera adecuada con los demás, desde nuestra pareja hasta nuestros compañeros de trabajo, amigos, vecinos y todos aquellos con quienes nos toque relacionarnos.

Sabemos que ese bienestar proviene de un estilo de vida saludable, desde el  punto de vista físico, psicológico y espiritual, y que involucra, como sabemos, hábitos de alimentación y ejercicio físico adecuado, así como el tener una vida con propósito que nos haga sentir satisfechos y plenos. Si logramos sentirnos así, definitivamente podremos relacionarnos mejor con los demás y tener una vida de pareja más satisfactoria.

Yoga en pareja

Muchas de las inquietudes que nos asaltan en la vida cotidiana, y que pueden afectar nuestras relaciones interpersonales, están asociadas a problemas de ansiedad. Diversos motivos pueden llevar nuestra mente a vivir en el futuro, preocupándonos por lo incierto de muchas situaciones, haciéndonos dar vuelta en nuestras cabezas continuamente a elementos relacionados con alguna decisión que debamos tomar, lo cual nos produce una sensación de angustia que puede llegar a afectar nuestra salud.

Entre los beneficios del yoga está el que nos ayuda a manejar la ansiedad, superar los miedos, potenciar la confianza e incrementar la tolerancia. Entre las modalidades de yoga, existe el yoga en pareja, que propone una serie de asanas que, ejecutadas de manera articulada entre dos personas, pueden potenciar su efecto de estiramiento, alineación, torsión, relajamiento o cualquiera que sea su objetivo. En cuanto a dinámicas de meditación, al hacerlas en tándem, podemos acompasar los ritmos de respiración, y esto puede ayudarnos a mejorar la conexión entre la pareja y a buscar conjuntamente ese lugar de paz interior, y ese estado de presencia desde el cual podemos vivir en equilibrio con nosotros mismos, con los demás y con el universo.

Quieres recibir nuestros nuevos contenidos todas las semanas gratis?

Deja su mail para recibir los nuevos contenidos.

Email registrado con éxito
¡Ups! Email inválido, verifica si el email está correcto.
¡Ups! Captcha inválido. Por favor, verifica si el captcha está correcto.

Cuéntanos qué piensas

No publicaremos tu dirección de correo electrónico.