Meditación para principiantes

Meditación para Principiantes: solo se necesita la disposición para hacerlo

La meditación es la primera herramienta del yoga, que es una disciplina que tiene más de 4.000 años. Es una actividad que ha adquirido una gran aceptación y popularidad en la vida actual, ya que es de gran utilidad para manejar el estrés y la ansiedad a los que estamos expuestos en la agitada vida del siglo XXI.

Cuando meditamos buscamos elevar nuestra conciencia y llegar a la unión de nuestro ser con lo universal, o divino. Nos disponemos a acceder a un lugar de paz, equilibrio, calma, que está dentro de nosotros mismos.

Dejemos pasar los pensamientos

Todos podemos meditar, no se necesita ninguna preparación ni aptitudes especiales, solo la disposición para hacerlo. Debemos desmitificar la idea de que meditar es no tener pensamientos. Apagar la mente no es el objetivo de la meditación. Lo que se busca es elevarnos hacia un lugar de paz y armonía.

Cuando meditamos no se trata de que establezcamos una lucha con nuestros pensamientos, sino que aprendamos a observarlos, y que veamos los pensamientos que vengan a nuestra mente mientras meditamos como una nube, y los dejemos pasar, sin juzgarlos, sin participar en ellos. Los observamos y los dejamos pasar. Esa es la manera en la que debemos relacionarnos con nuestros pensamientos cuando estamos meditando.

Consejos para empezar a meditar

Una vez que tomemos la decisión de acercarnos a esta saludable práctica, debemos tener en cuenta algunas recomendaciones que nos harán sentir sus beneficios rápidamente:

  • Seamos constantes con nuestra práctica. Tratemos de incorporarla como un hábito diario. Al principio pueden ser sesiones de unos pocos minutos, y poco a poco iremos logrando meditar por períodos más prolongados.
  • Escojamos el momento del día en que podamos hacerlo con tranquilidad, sin que estemos apurados o pendientes de hacer algo más, y en el que no seamos interrumpidos por familiares u otras personas.
  • Busquemos un lugar tranquilo, silencioso, donde no estemos expuestos a interrupciones, ni a demasiados agentes del mundo exterior que puedan resultar molestos, tales, como ruido o mucha luz.
  • Vistamos ropa cómoda y holgada. No usemos ningún elemento que pueda resultar molesto o distractor, como joyas u otros adornos.
  • Dispongamos el lugar donde vamos a meditar, si lo vamos a hacer sentados, tengamos una silla cómoda o el mat de yoga si vamos a sentarnos en el piso.
  • Si queremos, se puede usar aromaterapia durante la meditación, encendiendo algún incienso suave que sea de nuestro agrado, y que contribuya a hacernos sentir en paz.

Empecemos a meditar

Una vez  listos y en el lugar apropiado para iniciar nuestra meditación, consideremos los siguientes aspectos:

  • -Podemos meditar en la postura que queramos, siempre y cuando nos sintamos cómodos. Podemos hacerlo sentados, acostados o de pie. Lo que sí es imprescindible es que mantengamos la espalda recta, para que la energía fluya sin inconvenientes a través del principal canal energético de nuestro cuerpo que corre en paralelo a nuestra columna vertebral.
  • En la posición que hayamos elegido, cerremos los ojos, relajemos todo nuestro cuerpo, y empecemos a respirar consciente y profundamente, enviando el aire hacia nuestro abdomen. La respiración es la herramienta más importante de la meditación. Respirando conscientemente empezamos a concentrarnos en el momento presente y en el aquí.
  • Al principio, para algunas personas es mejor hacer meditaciones guiadas, en las cuales un maestro nos va guiando con su voz a través del proceso. Si vamos a emplear esta modalidad, elijamos la grabación que vamos a usar y reproduzcámosla en un volumen discreto, y dediquémonos a seguir la indicaciones del maestro. Esta manera de hacerlo resulta muy útil cuando nos estamos iniciando en la práctica. Ya luego iremos desarrollando nuestra manera de hacerlo de manera personal e íntima.
  • Si vamos a meditar sin guía, concentrémonos en nuestra respiración, lenta y profunda. Si algún pensamiento viene a nuestra mente, dejémoslo pasar sin juzgarlo ni participar en él. Simplemente lo observamos y lo dejamos pasar, y nos mantenemos concentrados en nuestra respiración.
  • A algunas personas les gusta meditar con música, o utilizando inciensos u otros elementos de sonido o aromaterapia. Pero nada de ello es obligatorio. Todo lo que necesitamos para meditar está dentro de nuestra mente. Y el silencio es una herramienta poderosa para el encuentro con nosotros mismos que buscamos con la meditación.
  • Una vez hayamos dedicado los minutos que hemos dispuesto para nuestra meditación, empecemos a mover nuestro cuerpo, despacio, manteniendo la relajación, agradeciendo por haber tenido ese espacio para nosotros, procedamos a abrir los ojos y finalicemos nuestra sesión.

Otras herramientas de la meditación

Otras herramientas para la meditación, que podemos ir incorporando poco a poco en la medida que nos sintamos más cómodos y familiarizados con el proceso, son los mantras, las afirmaciones y las visualizaciones.

Mantra es una palabra en sánscrito que significa “man” = mente, y “tra” = liberación. El mantra es un instrumento para liberar la mente. Es una combinación de sonidos, sílabas o palabras que se repiten de manera continuada, y que cumplen esa función de liberar nuestra mente de los pensamientos. Pueden decirse en voz alta o mentalmente. Cuando ya manejamos bien la respiración, podemos empezar a incorporar mantras en nuestras meditaciones.

Las afirmaciones son mensajes repetitivos que diseñamos para cada uno de nosotros de acuerdo a lo que necesitamos, y que se incorporan a la meditación. Sirven para enfocarnos y reprogramar nuestra mente. Se repiten en la mente o en voz alta tantas veces lo creamos necesario durante la meditación.

Otra herramienta es la visualización, que no es otra cosa que imaginar. Simplemente le pedimos a nuestra mente que se imagine un color, un lugar, una luz, o cualquier otra cosa. La función es que nuestra mente se entretenga con eso que está imaginando, y también se reprograme.

Debemos ver la práctica de la meditación como una herramienta de autoexploración, autoconocimiento y autotransformación. Buscamos llegar a un estado de conciencia elevado para buscar nuestra paz, conectarnos con nuestro ser y con el universo.

Quieres recibir nuestros nuevos contenidos todas las semanas gratis?

Deja su mail para recibir los nuevos contenidos.

Email registrado con éxito
¡Ups! Email inválido, verifica si el email está correcto.
¡Ups! Captcha inválido. Por favor, verifica si el captcha está correcto.

3 Comentarios

  1. Hola Lore en lo que ami respecta, es lo mejor que allego ami vida ya que a pesar de aque apenas estoy comenzando en el muydo del yoga me hecho comprender siertas cosas y si tus Inés por las cuales estoy pasando en estos momentos, estoy muy agradecida con la vida y con su persona

    Muchas muchas gracias

  2. Quiero aprender a meditar es algo que creo me generaría mucha paz.
    Tendre que madrugar mucho para hacerlo en total tranquilidad pues en mi casa es un imposible…. Asi que lo hare mas o menos cinco de la mañana que todos esten dormidos…. Mil gracias lore

  3. Estoy muy entusiasmada por aprender a meditar y poder conocer más del Yoga

Cuéntanos qué piensas

No publicaremos tu dirección de correo electrónico.