Ashtanga Yoga

Ashtanga Yoga: lo que tienes que saber sobre este tipo de Yoga

Una de las ventajas del yoga en general, es que existen estilos para todos los gustos y colores, y siempre puedes probar las variedades hasta dar con el que más disfrutes.

Entre los diferentes estilos, podemos encontrar uno denominado Ashtanga yoga. A continuación les brindamos información para conocerlo mejor y entender de qué se trata.

¿Qué significa «Ashtanga»?

Proviene del sánscrito y básicamente se traduce como «ocho ramas». Se dice que estas ramas son las que permiten a la mente concentrarse y poder ver, de esta manera, el Ser Universal: yama, niyama, asana, pranayma, pratyahara, dharana, dhyana y samadhi.

¿Qué caracteriza el Ashtanga Yoga?

Es un estilo que trabaja la conexión mente – cuerpo. Lo que caracteriza al Ashtanga yoga, y que lo diferencia del Hatha yoga, es que, además de incluir vinyasa – secuencia de movimientos sincronizados con la respiración que encadenan las diferentes posturas -, posee una secuencia repetitiva de movimiento, a la cual se le irán añadiendo más conforme el practicante avanza.

Las repeticiones nos ayudan a visualizarnos mejor a visualizar nuestros patrones de conducta, estados de ánimo e imagen, por ello se dice que este estilo es el que más la interiorización.

Además, los movimientos a su vez son memorizados, lo cual promueve la concentración absoluta en lo que se está realizando, logrando así una meditación en movimiento.

Puede parecer, con esta descripción, un método duro e inflexible, pero esto no es para nada cierto. Si bien es exigente y no se sugiere para principiantes, la realidad es que es un método que toma en cuenta las individualidades de las personas, sus tiempos y posibilidades.

Se busca siempre la adaptación del practicante a este, un profesor bien cualificado es necesario especialmente por este motivo.

Beneficios del Ashtanga Yoga:

  • Trabaja la concentración y la memoria debido al enfoque que requieren los movimientos.
  • Ayuda a fortalecer músculos, mejorar la flexibilidad y bajar de peso por la exigencia física que conlleva.
  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Permite la conexión con nuestro interior.
  • Mejora la circulación, libera toxinas y purifica el organismo.

Recomendaciones para la práctica del Ashtanga Yoga

  • Objetos para ayudarte: en este estilo, no suelen utilizarse en la práctica misma objetos de apoyo como bloques o cintas, simplemente la colchoneta, pero cuando recién estás comenzando sí pueden ser de mucha ayuda.
  • Asegúrate de tener el estómago vacío: no quiere decir que debas hacerlo cuando sientas hambre, sino que trates de evitar la práctica si acabas de comer o te sientes muy pesado. Esto es debido al dinamismo que conlleva este estilo, el cual requiere estar en las condiciones más optimas para moverse.
  • Ten paciencia: recuerda que es uno de los estilos más exigentes del yoga, así que es normal que te cueste al comienzo, pero con disciplina y práctica lo lograrás.

Puede practicarlo cualquier persona saludable pero no está recomendada para embarazadas o principiantes.

Si ya eres un practicante de yoga que disfruta de los ejercicios de cardio y le atraen las actividades que conlleven dinamismo, el Ashtanga yoga es para ti. Además de esto, podrás obtener beneficios para tu salud, no solo física, sino emocional.

¡Te invitamos a que te animes a probarlo!

Quieres recibir nuestros nuevos contenidos todas las semanas gratis?

Deja su mail para recibir los nuevos contenidos.

Email registrado con éxito
¡Ups! Email inválido, verifica si el email está correcto.
¡Ups! Captcha inválido. Por favor, verifica si el captcha está correcto.

Cuéntanos qué piensas

No publicaremos tu dirección de correo electrónico.